Control del Embarazo

Control del Embarazo

Se trata de encuentros periódicos y que han sido planificados entre la mujer embarazada y su ginecólogo/a. Éstos se realizan en forma mensual hasta las 28 semanas de embarazo, quincenalmente hasta las 36 semanas y semanalmente hasta la fecha en que se produzca el parto.

Durante estos controles se registrarán: la presión Arterial, el peso materno, la altura uterina (crecimiento del útero en cm), los movimientos fetales (desde las 18 hasta las 22 semanas) y los latidos fetales.

Resulta relevante que se inicien tan precozmente como sea posible a fin de detectar y/o prevenir enfermedades maternas o familiares que puedan incidir en el embarazo.

Durante el curso de los controles, el equipo de salud acompañará en forma vigilante el normal crecimiento y desarrollo fetal así como la evolución materna durante el mismo.

Con este fin es que mediante la realización de un interrogatorio clínico en lo personal, conyugal y familiar, así como un exámen físico materno, y la solicitud de exámenes paraclínicos de rutina (exámenes de laboratorio y ecografía obstétrica, rutinas obstétricas), se clasificará el embarazo según su grado de riesgo derivándose entonces al nivel de complejidad en atención de salud que requiera en su evolución.

Las rutinas obstétricas no son mas que los conjuntos de exámenes paraclínicos solicitados en el primer y tercer trimestre del embarazo, a fin de detectar afecciones fetales y/o maternas que complican los embarazos con mayor frecuencia. Las mismas son:

Exámen solicitado Parámetros que valora Patología o situación que intenta descartar o prevenir
Hemograma Glóbulos rojos, Glóbulos blancos y plaquetas por mm3 de sangre. Hemoglobina, etc. Anemia
Glicemia Nivel de glucosa en sangre, valora el metabolismo de los hidratos de carbono Diabetes gestacional
Exámen de orina completo Existencia de proteínas en la orina (proteinuria)
Densidad, presencia de leucocitos y/o eritrocitos en orina, etc
Preeclampsia
Infección urinaria
Urocultivo Cantidad de bacterias en la orina expresada en unidades formadoras de colonias (UFC) Infección urinaria
Grupo sanguíneo y Rh Tipificación de antígenos A, B, AB o 0 (cero) y factor Rh (Rhesus) Conflicto de grupo o tipo Rh feto/madre
VDRL Prueba no específica para detectar sífilis ( enfermedad venérea) Sífilis
Serología para Hepatitis B Presencia de Antígeno Australia (HBsAg) en sangre Hepatitis B
Serología para Toxoplasmosis Presencia de anticuerpos tipo G para Toxoplasmosis Toxoplasmosis materna
Transmisión madre-hijo de la infección
Serología para Chagas* Presencia de anticuerpos tipo G para enfermedad de Chagas Enfermedad de Chagas materna
Transmisión madre-hijo de la infección
HIV Presencia de anticuerpos anti -HIV en sangre Estado de portador del Virus de la Inmuno Deficiencia Humana y/o estado de S.I.D.A. enfermedad
Transmisión madre-hijo de la infección
Ecografía Obstétrica del primer trimestre Número de embriones
(sacos gestacionales)

Edad Gestacional,
– longitud cefalocaudal

Vitalidad
– Actividad cardíaca
 
Ecografía Obstétrica del tercer trimestre Crecimiento fetal
– Perímetro del cráneo
– Perímetro del abdomen
– Longitud del fémur

Características de la placenta
– Zona de inserción
– Madurez

Características del líquido amniótico
– Volumen

Cordón umbilical

Vitalidad fetal
– Actividad cardíaca
– Movimientos fetales

Presentación fetal
– Cefálica
– Podálica
– Transversa
 

Estos exámenes están pautados por el Ministerio de Salud Pública como exámenes mínimos a realizar en el curso de una gravidez normal, lo cual no implica que el equipo de salud actuante considere necesario solicitar además otros exámenes a fin de detectar estas u otras patologías en el curso de un embarazo.

De los que están mas generalizados destacamos:

  • Prueba de tolerancia oral a la glucosa (PTOG) entre la semana 24 y 31 a fin detectar pacientes con diabetes gestacional cuya glucemia fue normal en las rutinas del primer trimestre,
  • Urocultivo, cultivo de orina para detectar infecciones urinarias sin clínica.
  • Exudado vaginal, cultiva gérmenes de la vagina que pueden complicar el embarazo con Amenaza de Parto Prematuro, Rotura prematura de Membranas, etc.
  • Translucencia Nucal Fetal por Ecografía, mediante la medida del espesor de la nuca fetal aporta datos sobre la probabilidad de que se trate de un feto con Síndrome de Down o Trisomía XXI.
  • Ecografía Estructural, rastrea todas las estructuras fetales posibles realizando medidas y valoración de las mismas en busca de malformaciones. Los equipos de última generación permiten al técnico ecografista la visualización de las mismas en dos o tres dimensiones, lo cual permite la mejor valoración de la malformación si la hubiera así como también variedad de perspectivas visuales de la estructura valorada que permitirían eventualmente el ínter consulta con Centros Nacionales o Internaciones de Referencia en el tema.

La educación que el equipo de salud ofrecerá a la pareja durante el embarazo es el pasaporte para lograr disfrutar de este evento de vida así como para llegar al parto con alegría y sin temor.

El buen vínculo y comunicación entre la embarazada y su pareja con su ginecólogo/a, así como el cumplimiento por parte de la embarazada en los cambios de hábitossociales, de ropa, alimenticios, etc. y la realización de los estudios paraclínicos aconsejados es fundamental para lograr un embarazo y parto con buena evolución, sin complicaciones y un recién nacido vigoroso y sano.

Share

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies