10 razones para evitar el embarazo en la adolescencia

10 razones para evitar el embarazo en la adolescencia

¿Porqué evitar el embarazo durante la adolescencia?

1. Permitir a la adolescente ( hasta los 19 años) completar su propia formación como ser humano, evitar la deserción escolar o el retraso en sus estudios, así como la natural evolución que permite consolidarse como persona, afectiva y racionalmente. Que la opción de un hijo sea el producto de algo planificado, deseado por una pareja, no un accidente, o una salida a otras situaciones. Poder y saber elegir

2. Darle la oportunidad de que pueda  contar con los recursos para  cubrir las múltiples necesidades que con  su hijo llegarán, tales como vivienda, educación, salud  y la necesaria estabilidad emocional y afectiva a  ofrecer a ese nuevo ser para que tenga las  mejores chances en este mundo nuevo al que se ha de enfrentar.

3. Eludir las pérdidas que  enfrentan frecuentemente estas  jóvenes madres:  amistades, novio,  familia incluso; así como de la posibilidad a seguir desarrollando muchas de las cosas que hasta antes podía hacer.

4. Evitar riesgos físicos, cuyo espectro abarca:  desde el afectar el normal desarrollo físico en niñas que no han completado el propio y ya son  responsables por el normal crecimiento y desarrollo de otro ser humano , hasta complicaciones médicas severas como las que  se ven con más frecuencia en mujeres menores de 20 años, a modo de ejemplo: la preeclampsia y eclampsia.

5. Disminuir las complicaciones durante el trabajo de parto y parto. Estas  están ligadas a la escasa edad y a un cuerpo que aún no desarrolló su forma adulta, Paradójicamente, en las estadísticas las adolescentes presentan  un menor porcentaje de cesáreas  que el resto de las mujeres, aunque  con mayor frecuencia deban recibir asistencia con fórceps en el período expulsivo.

6. Mejorar las herrramientas con las que la joven embarazada  cuenta así como sus  conocimientos de puericultura  para atender a su bebé, este aprendizaje  ha demostrado disminuir  el número de complicaciones médicas en recién nacidos y así como en los primeros meses de vida.

7. Evitar el comienzo de una historia reincidente en la que  niñas de 16 o 17 años tienen ya  dos y hasta tres embarazos en su historia

8. Desterrar  las graves secuelas dejadas por la mala práctica de  interrupciones del embarazo, que van desde la pérdida de la vida de la chica, lesiones y mutilaciones que incluyen la incapacidad futura de tener hijos, y en el mejor de los casos, una gran marca sicológica para toda la vida.

9. Reivindicar que  un hijo es algo maravilloso, una experiencia muy grande, pero también una enorme responsabilidad : la de criar, formar y preparar un ser humano, y para ello más vale que quien lo haga, esté decidido, comprometido y preparado para hacerlo.

10. Vivir la adolescencia en forma plena, porque un hijo no convierte en adulto, sólo acorta este rico período de la vida  en muchos aspectos y quita( muchas veces) experiencias de vida que no se repetirán, más vale esperar TU momento para todo.

Share

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies